Introduce tu búsqueda

Entrevista al Dr. Juan Jesús Martínez Avilés, reconocido con la insignia Diamond Provider de Invisalign

Entrevista al Dr. Juan Jesús Martínez Avilés, reconocido con la insignia Diamond Provider de Invisalign

Estamos de celebración, porque en Clínica Dental Martínez Avilés… ¡Ya somos Diamond Provider de Invisalign! Align Technology otorga esta insignia a aquellos profesionales con una trayectoria más larga y mayor número pacientes tratados con Invisalign.

Para nosotros es un gran honor haber alcanzado esta categoría gracias al esfuerzo, la pasión y la dedicación de nuestro Ortodoncista y Director Clínico, el Dr. Juan Jesús Martínez Avilés.

La especialización en Odontología nos parece fundamental para poder ofrecer en cada caso el máximo grado de atención, detalle y personalización. Pero creemos que los pacientes se merecen algo más que calidad técnica; también necesitan cercanía, comodidad y confianza.

Por ello, y para celebrar la obtención de su insignia Diamond Provider de Invisalign, queremos que conozcas un poco más de cerca al Dr. Juan Jesús Martínez Avilés, que es quien te atenderá si necesitas un tratamiento de ortodoncia en Torremolinos. ¡Dentro entrevista!

¿Cuándo tomaste la decisión de que querías dedicarte a la odontología?

Dr.- Pues fue una decisión que tomé en el instituto. Siempre he sido buen estudiante y en el bachillerato dudaba entre ser médico o ser dentista; bien, pues el orientador del instituto me dijo: “habla con un profesional de cada una de las profesiones que te gustan”. Así lo hice y la que por entonces era mi dentista me dejó pasar una tarde con ella y ver el trabajo de dentista de cerca… Y creo que el final de la historia es evidente.

¿Te resultó sencillo fundar la clínica?

Dr.- Nunca es fácil crear una empresa, y más cuando lo haces desde 0, pero es un proyecto que me ilusionó desde el principio. Además, soy una persona a la que le gustan los retos y por eso decidí lanzarme.

Se trata de un proyecto al principio faraónico, no solo por la inversión económica, si no también por el laberinto de burocracia, de trato con arquitectos, ingenieros, constructores, técnicos, inspectores… Mil y una cosas que al principio me parecieron casi imposibles de conseguir, pero que, después de unos cuantos meses de duro trabajo, dieron como fruto Martínez Avilés Clínica dental.

¿Qué es lo que más te apasiona de tu trabajo?

Dr.- Sobre todo y lo que más me llena es poder devolver a mis pacientes la sonrisa de nuevo. Es un tópico y una frase un poco manida, pero cuando una persona no se atreve casi ni a hablar con nadie, le cambia el carácter… Y de repente, tras nuestro trabajo, a veces más complejo, a veces terriblemente sencillo, ves cómo les cambia la mirada, la postura, la personalidad… Les devuelves la alegría y la felicidad a una persona. Y, ¿qué hay más importante que ser feliz?

Lo que más me llena es poder devolver a mis pacientes la sonrisa. (…) Después del trabajo, ves como les cambia la mirada, la postura, la personalidad… Le devuelves la alegría y la felicidad a una persona. Y, ¿qué hay más importante que ser feliz?

¿Cuál es la situación o el caso más complicado que te ha tocado afrontar como ortodoncista?

Dr.- No hay caso sencillo, todos los casos tienen ese componente individual y subjetivo, que los hace particulares. Pero si tengo que destacar uno, es el de un chico que traté hace unos pocos años ya, cuando empezaba a ejercer como ortodoncista. Era un chico de 11 años, que ahora ya tiene unos 21, y que presentaba muchas condiciones muy severas, apiñamiento muy severo, un canino incluido (eso es cuando una pieza no sale en boca y se queda retenido en el hueso), problemas de crecimiento… Un tuttifrutti importante.

Pues bien, tras 24 meses aproximadamente y hacerle absolutamente todo lo que aprendí durante el máster de especialidad, acabó excelente. Aún me sigue viniendo a visitar a sus revisiones de retención postratamiento y a recordarme que me hago mayor, jajajajaja.

¿Y el mejor recuerdo que conservas como profesional?

Dr.- Pues uno de mis mejores recuerdos fue con un paciente muy especial: mi padre. Mi padre odiaba con todas sus fuerzas ir al dentista, y va su hijo y le sale dentista… Nada que ver con su profesión. Pues una mañana me llama el pobre que le dolía una muela, y yo le receté tratamiento y tuve que extraer la pieza de urgencia. Una vez en el sillón, le voy a poner anestesia y me mira muy serio y me dice: “mira que no haber salido arquitecto, y hacerme una casita en el campo, me tenias que salir dentista”. Entre risas le hice su tratamiento, y una vez acabé, jamás en la vida olvidaré la cara al levantarlo del sillón, que no se había enterado de nada, y encima había sido su hijo… Sentí una mezcla de orgullo y satisfacción, indescriptible.

¿Cómo describirías la relación con tus pacientes?

Dr.- Siempre procuro ser cercano y amable. Intento que la relación con mis pacientes sea la misma que me gustaría tener a mí con mi dentista. Se trata de una situación a veces muy incómoda para muchas personas, y el trato cercano y cálido siempre se agradece.

¿Existe un tratamiento de ortodoncia mejor que otro?

Dr.- No hay tratamientos mejores o peores, cada caso requiere de un estudio pormenorizado y cada paciente tiene sus condicionantes personales, que hay que tener en cuenta a la hora de indicar un tratamiento u otro.

Hay que destacar que hoy día la tecnología que nos ofrecen los alineadores transparentes, en concreto los alineadores de INVISALIGN, es la más puntera y vanguardista. No son solo una moda o una tendencia; la ciencia, investigación y desarrollo que hay detrás de los “plastiquitos”, como los llaman muchos de mis pacientes, es increíble. Además de que la formación continua y el reciclaje constante al que nos someten a los profesionales que nos dedicamos a esta parte de la profesión es impresionante.

Intento que la relación con mis pacientes sea la misma que me gustaría tener a mí con mi dentista. Se trata de una situación a veces muy incómoda para algunas personas y el trato cercano y cálido siempre se agradece.

Si Odontología no hubiera sido una opción, ¿qué te habría gustado hacer?

Dr.- Siempre he querido ser piloto de avión… Aunque me da miedo volar, pero me hubiese encantado. De hecho, tengo algún paciente de ese gremio que me cuenta anécdotas e historias de su día a día y sé que me hubiese gustado seguramente tanto como la Odontología.

¿Cuál es la lección más valiosa que has aprendido en estos años?

Dr.- Que en esta vida y en esta profesión hay que ser humilde y honrado, porque la vida te devuelve lo mismo que tu le das.

¿Cómo sería tu día perfecto?

Dr.- Más que un día perfecto, una situación perfecta: cuando estoy rodeado de la gente que me hace feliz. Hombre, y si me rodean en una playa paradisíaca… Pues mejor que mejor.

Un libro para recomendar Todo esto te daré (Dolores Redondo).
Una canción para estar de buen humor: Qué bien (Izal)
Un viaje que repetirías: Lisboa, he ido varias veces…
Un lugar que tengas pendiente visitar: Japón

Si necesitas un tratamiento de ortodoncia en Torremolinos, ¡contacta con nuestro equipo!